Jarvis Cocker and Chilly Gonzales – ‘Room 29’

61V1RQM83pL._SL1200_

Desde la libertad creativa ganada por haber dejado una herencia descomunal con su grupo Pulp, por una personalidad única y por vivir su carrera sin lazos comerciales ni nostálgicos, Jarvis Cocker tiene la potestad de estar ocho años sin publicar ningún disco y, de repente, presentarse con una obra en la que sólo se acompaña del piano majestuoso de Chilly Gonzales – otro compositor de personalidad inimitable -, de alguna instrumentación modesta de cuerda y de su voz para contarnos la historia de un hotel mítico de Los Angeles, el Chateau Marmont.

Jarvis apartado del ruido del circuito musical al uso ha venido haciendo lo que le viene en gana, por no decirlo de otra manera. Como se recoge en el artículo del The Guardian, en 2007 se convirtió en el ‘curador’ del Festival Meltdown, hizo de editor durante un tiempo en la reconocida Faber & Faber y presenta sus eruditas dominicales tardes musicales en 6 Music, de la BBC Jarvis Cocker’s Sunday Service. También recita cuentos de gente nocturna en el programa Wireless Nights en Radio 4 de la BBC, y – eso sí que ya es tener clase – hace sesiones como dj junto a su amigo y bajista de los Pulp, Steve Mackey, con el nombre de Dancefloor Meditations (una cruce entre una clase de meditación y una sesión disco), que se pudo ver en el último Primavera Sound.

Por tanto lo que se dice aburrirse, poco. Desde su residencia en París, vislumbra el mundo con su habitual cinismo y distancia inteligente. Nunca ha perdido la curiosidad por las historias mundanas. Y eso es lo que hace en éste disco, contarnos las vicisitudes, los fracasos y las intrigas que se pueden vivir en cualquier habitación de un hotel. Pero Jarvis no ha escogido un hotel cualquiera.

El hotel Chateau Marmont es un establecimiento legendario en Hollywood. Un hotel que tiene historia e historias; y Jarvis ha decidido apropiárselas para construir su nuevo álbum. Canciones que son relatos y que convierten ‘Room 29’ en una obra tan musical como literaria. El cantante de Pulp se siente cómodo contando amores perdidos, esperanzas robadas o muertes súbitas. Su terreno preferido desde siempre: las historias heroicas de la gente común o las historias ordinarias de las celebridades. Y contarlas con su habitual lenguaje: ironía, sencillez y dejando lugar a la imaginación de todos nosotros.

Hotel Chateau Marmont en Sunset Boulevard, Los Angeles.

Hotel Chateau Marmont en Sunset Boulevard, Los Angeles.

El ‘glamuroso’ Chateau Marmon es toda una leyenda: James Dean saltó por una ventana, Led Zeppelin aparcó su Harley Davidson en el lobby del hotel, Johnny Deep alardea que estuvo en todas las camas del hotel con Kate Moss o Dennis Hopper se lo pasó en grande organizando orgías. También lugar de tragedias, John Belushi tuvo una sobredosis mortal. Lugar común de Elizabeth Taylor y Marilyn Monroe, ahora atrae a a muchas que no les llegan a la altura como Lindsay Lohan o Paris Hilton.  Aaron Sorkin se planteó convertir el hotel en una serie para la HBO pero se quedó en el intento y  Sofia Coppola lo utilizó como decorado de su película Somewhere. Así que el Chateau Marmon no es poca cosa. Y no falta la referencia bibliográfica, el libro Life at the Marmont de Raymond Sarlot y Fred E Basten, con el que todavía ningún editor de por aquí se ha atrevido.

Jarvis conoció el hotel en los 90’s en una gira con Pulp y retornó en 2012 de nuevo en una gira. Esta vez, con la fama a sus espaldas, se alojó en la habitación 29 y se encontró con un piano. Allí se le encendió la bombilla al pensar en cuántas historias habría vivido el piano. Con la imaginación desbordada, un encuentro con el pianista Chilly Gonzales en el metro de Paris, donde en ese momento residían los dos artistas, desempeñó el resto del proyecto de ‘Room 29’.

Chilly Gonzales encaja perfectamente en el mundo de Jarvis. Personaje excéntrico, músico nacido en Canada y residente ahora en Colonia, desarrolló sus primeros pasos acompañando a las bandas canadienses Peaches, Mocky and Feist y embrujado por los sonidos ‘electro’. Su carrera en solitario con el piano le ha llevado por caminos más cercanos al academicismo pero su lista de colaboraciones con la pista de disco es larga y fructifera: Daft Punk, Jamie Lidell. Tiga, Boys Noize o Erol Alkan.

 

Así que tenemos juntos el piano virtuoso de Chilly y la inspiración literaria de Jarvis. El pianista le enviaba la música y Jarvis le ponía las letras. Un disco que al final nos permite cerrar los ojos,y pensar que tenemos a los dos en la habitación 29 delante nuestro, uno sentado en el piano y y el otro cantando pequeñas historias vividas en ella. Relatos que nos llevan a matrimonios fallidos, adicciones fatales, excesos apabullantes o las vicisitudes del ‘Belle Boy’. Y entre los temas del disco, ‘Clara’, que entra en los laureles de las mejores canciones de Jarvis Cocker y, sin duda, una de las canciones de 2017. “Remember, dear Clara, How he used to play for you. Like a personal orchestra. If you could just recall the tune. Clara”

 

Estamos delante de un disco íntimo en su escucha y clásico en su concepción. Sólo hace falta ver la portada para remitirnos a lo que podía hacer alguien como Schubert en el siglo XIX. No es de extrañar pues que haya sido editado por Deutsche Grammophon, sello fundado en 1898. Clasicismo de la mano de dos auténticos vanguardistas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncis

About killtheparty dj

Promotor y selector musical, fan, y editor de libros. Fundador del festival Vallsonora y programador del 2013 al 2015.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: